• Newsletter
  • Contacto
NoguerasBlanchard

Rafael Pérez Evans

Pavo Realengo

Durante el periodo colonial hasta poco antes del fin del Imperio, Brasil se caracterizó por un sistema de producción basado en el esclavismo que trabajaba, casi en su totalidad, en ingenios azucareros. Los lugares donde malvivían los esclavos se llamaban senzalas, éstas eran construcciones muy simples hechas generalmente de madera y barro y no poseían divisorias, sólo paja en el suelo para dormir.

Cuenta la leyenda que en abril de 2004 en Río de Janeiro (Brasil) un pavo real albino fue brutalmente asesinado en el parque situado en el centro de la ciudad. El animal pertenecía a un grupo de transexuales que ejercían la prostitución en aquel lugar. Días después encontraron el cadáver del agresor crucificado en una de las vallas del parque.

Estos dos momentos distintos en el tiempo le sirven a Rafael Pérez Evans para construir una nueva narrativa. Pavo Realengo es una acción en la que el artista reactiva el rumor resucitando metafóricamente al pavo y lo coloca en la galería convertida en un senzala utilizando estructuras realizadas con cañas de azúcar que remiten a los ingenios. Durante unos días el pavo reside en el senzala transformando su vivencia en una acción performativa. Este gesto le permite al artista dar visibilidad a una historia que quedó fuera de circulación añadiendo así un nuevo capítulo a un relato oral de una ciudad en la cual lo crudo se entrelaza con lo mitológico. Brasil concentra uno de los mayores índices de muertes transfóbicas en el mundo, según el Grupo Gay de Bahía. Esta realidad macro, el odio y homicidio hacia mujeres trans, conecta con un hecho micro, la muerte del pavo albino macho asesinado. Las trans se identificaron con él por ser extraño pero de belleza exuberante. El animal funciona también como alegoría de una realidad social marginal donde estos grupos de mujeres sobreviven y luchan en un contexto de hostilidad.

El artista invita al público a transitar por el espacio y cohabitar con el pavo. Para acentuar la experiencia de extrañamiento, Evans coloca un efecto lumínico, inspirado en la película Querelle de Fassbender, que baña de tonalidad naranja el lugar consiguiendo así una atmósfera artificial desde lo cromático. Si en un primer momento la luz cálida genera un imaginario tropical caracterizado por lo exótico y el placer, éste se torna, junto a la presencia majestuosa del pavo real, en una experiencia crepuscular donde el espectador queda atravesado por la brutalidad de la historia. Realengo en portugués significa marginal, aquello alejado de la realeza; el pavo a pesar de ser real queda relegado a la miseria, en palabras de Evans “cuando estás rodeado de fealdad la belleza es inapropiada”.

La práctica de Rafael Pérez Evans recoge métodos de investigación de la etnografía. Le interesa “excavar” y sacar a circulación historias perdidas, gestos, imágenes y rumores locales para re-eleborarlos formalizándolos en instalaciones, performances, imágenes y objetos y así construir narrativas de micro-resistencias dentro de una nueva historiografía.

 

Zaida Trallero

Agenda
23 SEP 2017