• Newsletter
  • Contacto
RocioSantaCruz

Marcel Giró

Marcel Giró: Luz e força

Esta exposición recoge una selección de fotografías de Marcel Giró desde principio de los años treinta hasta finales de los setenta.

Marcel Giró (Badalona, 1913-2011) vivió exiliado en Brasil desde los años cuarenta, donde fue uno de los miembros con mayor reconocimiento de la Escuela Paulista y uno de los integrantes del Foto Cine Clube Bandeirante, agrupación fotográfica de gran prestigio donde comienza a cuestionarse el pictorialismo y a manifestarse la estética moderna en la fotografía brasileña.

Las primeras fotografías de Marcel Giró datan de la década de los años treinta, antes de la Guerra Civil, realizadas en el Pirineo catalán; se trata de paisajes de montaña en los que muestra ya una especial mirada hacia la abstracción, aspecto presente en toda su obra posterior.

Al inicio de la Guerra Civil Española, Giró se moviliza como voluntario del Regimiento Pirenaico, dependiente de la Generalitat de Cataluña. En 1937, decepcionado por los constantes enfrentamientos entre las diferentes facciones que luchan contra Franco, decide exiliarse, atravesando los Pirineos a pie, desde Berga hasta Francia.  En 1940 consigue viajar hasta Colombia, desde donde posteriormente se traslada a Brasil, país en el que se afinca de forma definitiva.

En Brasil coincide con el nacimiento de la moderna fotografía brasileña, en torno a una política de desarrollo urbano e industrial acompañada por un progreso económico y social. Todo ello se refleja en la fotografía de la Escuela Paulista, tanto en los aspectos temáticos de los encuadres del paisaje urbano moderno, como en la utilización de las técnicas fotográficas por medio de la experimentación pura.

Para Giró, que considera la fotografía como Arte y es integrante de un movimiento vanguardista, es fundamental la búsqueda de nuevos lenguajes. Persigue una nueva estética, se sirve de un lenguaje formal con una sintaxis propia, altera las perspectivas, contrasta las luces y las sombras hasta el límite, aproximando tanto las líneas y las texturas, para acabar convirtiendo sus fotografías en “pinturas”, bajo la distorsión de la realidad, convertida así en objeto artístico.

En 1978 Giró abandona la fotografía y vende su estudio para regresar a Cataluña, donde moriría a los 98 años.

A la calidad y excepcionalidad de los vintage presentes en esta exposición se debe que recientemente se hayan integrado piezas de Marcel Giró en importantes colecciones, como la del Museum of Modern Art (MoMA, Nueva York), el MASP (Museu de Arte de São Paulo) o Itaú Cultural (São Paulo).

Agenda
18 JUL 2018