• Newsletter
  • Contacto
Galería H2O

Harri Pälviranta

Military Dispatch

Durante el conflicto entre Finlandia y la Unión Soviética de 1939-1940, conocida posteriormente como la Guerra de Invierno, el número de víctimas en operaciones militares ascendió a 26.662. Un libro titulado Vapautemme hinta (El Precio de Nuestra Libertad) fue publicado poco después de la guerra, en 1941, con unas columnas de unos pocos centímetros reservadas a las fotografías y datos de los héroes de guerra fallecidos.

La Guerra de Invierno así como el libro probaron que los soldados fallecidos poseen una gran carga simbólica. Mientras el ruido de los cañones y las armas todavía resuenan en el aire, resultan vitales para fortalecer el espíritu patriótico y el sentido de comunidad de una nación bajo amenaza. Levantan la moral entre las tropas. Y después de la guerra, tienen un papel vital impulsando el espíritu colectivo, moldeando la identidad y preparando para futuros conflictos.

La Guerra de Invierno continua ocupando un lugar destacado en el discurso político de Finlandia, ya sea evocando su espíritu para superar una recesión económica, o mencionada en el contexto de la política de seguridad. La idea de fondo es siempre libertad e independencia a cambio del derramamiento de sangre y la solidaridad. La política de hoy se erige sobre la memoria de los soldados fallecidos.

En otras palabras, los soldados caídos en tiempos de guerra y paz son usados repetidamente con fines políticos. Pero cuando se mira fijamente, uno por uno, los rostros de los soldados muertos, teniendo en cuenta sus nombres, ciudad natal, profesión y edad; la política queda a un margen para dar paso a una sensación de solemnidad, tristeza y reflexión sobre cómo afectó la guerra a cada familia y pueblo. Como grupo, los héroes de guerra fallecidos fueron importantes a nivel nacional, pero a nivel individual sus muertes parecen solamente una pérdida. ¿De qué sirve a alguien saber que los tres hermanos de una misma familia en un pequeño pueblo murieron? ¿O que un recién graduado fue asesinado justo después de dos días en el frente? Morir como un héroe de guerra tampoco deja afecto, amor, trabajo o prosperidad para la familia y amigos. En su lugar, la muerte en la guerra es siempre un final violento que conlleva un dolor inconmensurable.

Agenda
18 NOV 2017