• Newsletter
  • Contacto

Adalina Coromines

La magia de la imperfección

Autodidacta, se inicia en la pintura con el trabajo en acuarela. Inspirada por la naturaleza, más adelante cambia de medio y se aproxima a los pigmentos naturales, las tierras y arenas que le permiten una gran expresividad.

Su obra está basada en la filosofía “wabi-sabi”. Se trata de una aproximación a la naturaleza esencial de las cosas. Las texturas y las pátinas de sus cuadros muestran visiblemente la vulnerabilidad de los materiales a efectos del tiempo y de la belleza de la imperfección. Es una comprensión de la belleza que reside en lo modesto, en la simplicidad, en el uso y el desgaste, se trata de una estética profunda, auténtica y sincera.

Su nuevo taller, situado en plena naturaleza, le permite trabajar el gran formato. Las grandes tablas se colocan de forma horizontal sobre otras tablas metálicas sobre las que añade y retira arenas varias; a veces, rasca y trabaja la materia con distintos utensilios, raspando con cuchillos, paletas, dosificadores o utensilios que ella misma inventa o improvisa, con la intención de sustituir los materiales tradicionales relacionados con la pintura. Además gracias a esta sustitución, es capaz de conseguir un material plástico inédito. El trabajo de la luz, la tierra, el agua, la textura y los pigmentos naturales está presente en toda su obra.

Se trata de una obra muy intuitiva donde se produce un diálogo con  los elementos, ofreciendo formas geométricas y orgánicas. Rehúsa de lo que se espera y abre nuevos caminos plásticos. La artista utiliza colores no puros que le recuerdan al desgaste que produce el paso del tiempo y los elementos; también utiliza el bajo relieve que le permite crear juegos de luz i sombra i, al mismo tiempo, la oportunidad de expresar la búsqueda de una profundidad irrenunciable en su obra.

Comprometida con el medio ambiente, los pigmentos, las tierras y las pinturas que utiliza son mayoritariamente ecológicas y sin ningún tipo de contaminante.

Agenda
25 JUN 2019