• Newsletter
  • Contacto
Sala Parés

Ruth Morán

Habitar el Espacio. Más allá del límite

Espacio, universo, lenguaje o expansión, son algunos de los conceptos que no solo dan nombre a las composiciones de Ruth Morán, si no que nos permiten adentrarnos en su trabajo a partir de una subjetivación de todos ellos. Una subjetivación, sí.  Por qué Morán deja que cada uno de sus significados la atraviese: qué pueda ser el espacio, el lenguaje o el universo. Qué pueda ser a través de ese ejercicio constante y minucioso que caracteriza su gesto. Morán escribe en el espacio del papel apelando a ese otro lugar común. A su vez, ella misma es atravesada por inscripciones que responden a una memoria universal. En esta ocasión nos acercamos a dos nuevos retos: el diálogo entre trabajos que pertenecen a distintas series y, de forma sutil y contundente, el diálogo con la materia, la cerámica.

Si hasta la fecha su trabajo habíamos podido contemplarlo y pensarlo a partir de la autonomía de cada uno de ellos o a la complicidad con la que entre ellos dialogaban, ahora, permite que sin perder un ápice de esa potencia primigenia, se entremezclen y den sentido a una nueva partitura. Como se observa en cada uno de los muros de la galería, el espacio de la pared es pensado a modo de pentagrama y cada una de las composiciones crea un ritmo específico en combinación con la otra. Siempre sin perder su fuerza solitaria, como las notas de la mejor de las melodías. Sus trabajos, en solitario o en esa disposición que apunta a  la partitura, devienen síntesis de una concepción particular del mundo en el que vivimos. Destellos a modo de reflejo que condensan la presencia del ser en el universo.

Como decíamos, se acompañan por vez primera cerámicas. Cuerpos matéricos que condensan la fuerza de la huella y del tacto. El poder del cuerpo en el espacio. No hay rastro más sincero que el que su propia huella imprime en la materia. Así es como esa suspensión,  a la que nos conducen sus destellos dorados (Expansión, Lenguaje y universo o Espacio vegetal), dialoga  con las piezas matéricas. Sus esculturas remiten a un primitivismo contemporáneo: flores, conchas y formas orgánicas despliegan sus volúmenes a través de su huella. Del peso que ella misma ejerce en la creación.

El conjunto crea una amplia partitura de silencios, notas altas, bajas, corcheas. Cada elemento invita a la reflexión, así como cada uno se desvela insustituible, desde su presencia  desbordante.

Imma Prieto            

Agenda
18 OCT 2018